sábado, 20 de abril de 2013

Suscribirse a blogs sin enlace a RSS

Últimamente me estoy encontrando con algunos blogs que no tienen un enlace a las noticias a través de RSS para poder suscribirse.  Pero eso no quiere decir que no podamos agregarlo a nuestro lector de fuentes (feeds) ¿quieres saber cómo?

Sé que esto del RSS es para los más viejos del lugar y que posiblemente no sepas lo que es o no lo uses. Y es que el usar twitter o facebook para intercambiar enlaces es algo ques es ha puesto de moda y ha desplazado

Pero si eres de esos a los que el cierre de Google Reader (este enlace no funcionará a partir del 1-jul-2013) le ha supuesto un pequeño trauma y ya te has cambiado a Feedly (si aún no lo has hecho, te recomiendo que lo hagas en cuanto termines de leer esto), hay una solución sencilla que tienes que probar.

Habitualmente, y a no ser que se hayan desactivado a propósito, todos los blogs incorporan por defecto el acceso a las anotaciones a través de RSS. Sin embargo, muchas de las plantillas actuales minimalistas no incluyen el enlace en la barra lateral (muchas ni siquiera tienen barra lateral) y el navegador no detecta que haya un RSS en esa página. En esos casos, antes de maldecir al autor del blog y a toda la cohorte celestial, prueba a añadir al final de la dirección del blog

  • si es un blog de wordpress /rss o /feed
  • si es un blog de blogger /feeds/posts/default

En la mayoría de los casos (al menos en todos en los que yo he probado) funciona.

viernes, 19 de abril de 2013

Limpiando el correo para ser productivo

Para mi, la gestión diaria del correo electrónico es una tarea fundamental para poder ser productivo. Hace tiempo que conseguir dejar de depender del correo, de la lista de los malos hábitos en la gestión del correo los tenía todos. Ahora estoy consiguiendo poco a poco pasar a manejarlos de forma un poco más inteligente. Pero eso ya os lo contaré otro día. El problema que estoy manejando ahora es la suscripción a newsletter, de esos que te mandan novedades (o cosas no tan nuevas por correo).

Con el tiempo, servicios a los que estaba suscrito han dejado de interesarme, al menos de forma tan crítica como para querer recibirlos por correo. Así que cada vez que detecto un correo de estos, trato de darme de baja del boletín (esa era la palabra, que no me salía el nombre en español).

¿Cuál es el problema? que hay boletines que no tienen un enlace para darse de baja o aunque lo tengan, no funciona (pensando bien) o directamente no hacen caso. Incluso puede ser peor: hay servicios que lo usan como comprobación de que es una cuenta activa y entonces lo mantienen.

En cualquier caso, lo que estoy haciendo es, si no puedo darme de baja de una forma simple o si dándome de baja sigo recibiendo correos, directamente informo a gmail de que es spam. A partir de ahí,  adiós a los boletines.

Así que, responsables de comunicación de las empresas que hacen caso omiso de las bajas: que sepan que Google está marcando sus comunicaciones como correo no deseado, con las consecuencias que eso pueda tener para su actividad de SEO.


miércoles, 3 de abril de 2013

Yo 2.0

portada yo 2.0
Dan Schawbel: Yo 2.0.- Barcelona: Ed. Conecta, 2011. ISBN: 9788493869342

Un libro que me habían recomendado y que, tras leer un fragmento, me había parecido muy prometedor. Sin embargo, me he llevado una decepción considerable. Sobra más de la mitad del libro y lo que sirve no ayuda demasiado.

Cuando lo vi pensé que iba a hablar de verdad de la identidad digital, de cómo manejar nuestra imagen en las redes sociales. Pero no trata de eso. Es un libro de consejos de cómo buscar empleo. Si es ese tu propósito adelante, léelo porque quizá te sirva. Eso sí, no sigas sus consejos al pie de la letra porque serás algo cansino para tus contactos. De hecho, creo que yo podría decir quién de las personas a las que sigo en twitter o facebook lo han leído y se han creído lo que pone, porque pueden ser realmente cansinos. Si sigues a alguien y de repente parece un iluminado, no lo dudes, es una de las víctimas de Yo 2.0

Lo que habla de la parte más tecnológica es la segunda parte del libro: los capítulos 4, 6, 7 y 8. Son los únicos que se salvan. El resto es un libro de autoayuda sobre cómo vestirte para una entrevista de trabajo. Un libro típico de marketing personal, con las 4 «pes» incluídas. Viejuno. Y enfocado en que los demás te contraten; tampoco sirve para los emprendedores. Bueno, el capítulo 10 parece que va dedicado a ellos, pero con poca fortuna. Mi consejo para los emprendedores es: leedlo y luego haced lo contrario de lo que pone. Si tu objetivo es buscar trabajo en una empresa tradicional, de esas que pienan que estar en las redes sociales «mola» y no hacen más que buscar community managers y content curators (que en inglés queda mejor), pues entonces puede que sea tu libro.

De la parte técnica tampoco esperes mucho: abarca demasiado y apenas aprieta. Si buscas consejos prácticos sobre cómo construir su identidad digital, decididamente este no es tu libro. No lo recomiendo