viernes, 29 de abril de 2011

¿Cuanto te gastarías en servicios en la nube?

Los contenidos se están moviendo a la red y si la industria es inteligente serán rápidos viendo las posibilidades. Hoy en día se puede ver fácilmente el precio que los usuarios estamos dispuestos a pagar por determinados servicios. Y si ellos no lo hacen lo harán otros.

Muchos de estos servicios están basados en modelos de negocio tipo "freemium": cuentas gratuitas con liitaciones (tiempo de uso, capacidad o publicidad básicamente) y cuentas de pago para eliminar estas restriciones.

Con las cuentas gratuitas puedes tener un servicio aceptable. Pero es inevitable que en algún momento te plantees el pasara una cuenta de pago. Reconócelo, el ser humano es así y siempre queremos un poco más :) 

En mi caso: ¿cuánto me costaría tener una cuenta en los servicios que uso? Si me centro en la parte de entretenimiento/ocio, hablaríamos de
  • Flickr: 24,95$ al año por una cuenta Flickr Pro sin límite en el número de fotos o álbumes, Al cambio salen menos de 17€.
  • Spotify con dos opciones: Unlimited (4,99€/mes) o Premium (9,99€/mes) si además quieres acceso off-line y a través del móvil. De momento, me quedo con Unlimited por 59,88€/año
  • 24symbols: una plataforma de lectura. La cuenta 24symbols premium para acceso ilimitado, sin publicidad y desde el móvil, por 9,99€/mes o 59,99€/año
  • Netflix (cuando llegue a España): una "tarifa plana" para ver series de televisión y películas. En USA tiene buenos contratos; aquí estar por ver. La cuenta cuesta 7,99$/mes, que al cambio deberían ser 5,5€/mes, pero para ser realistas voy a hacer los cálculos con 9,99€/mes Si alguno me lo discute y me convence lo cambio ;-)
Si además añado los servicios que uso para el trabajo, habría que incluir
  • Evernote: para mantener tus anotaciones sincronizadas en varios equipos. Una cuenta Evernote premium que proporciona más espacio, posibilidades de colaboración y OCR completo por 45$\año (unos 30€ al cambio)
Es decir, una pasta. Y a todo esto no te olvides añadir lo que pagas por la conexión, que si hablamos de una línea ADSL en casa más una tarifa plana para el móvil la cosa es difícil que baje de los 50€\mes. En resumen:
Servicio Año Mes (promedio)
Flickr 17€ 1,5€
Spotify 60€ 5€
24symbols 60€ 5€
Netflix 120€ 10€
Total ocio 257€ 21,5€
Evernote 30€ 2,5€
Total 287€ 24€
¿Pagarías por estos u otros servicio? ¿A cuánto te salen los servicios que te interesan?

miércoles, 27 de abril de 2011

Sxipper: otro servicio que cierra

Si, ya sé que me está saliendo una semana un poco tétrica, pero no es mi culpa que durante este mes todos hayan decidido bajar la persiana a la vez. Y ahora le toca el turno a Sxipper. No creo que te suene. De hecho, no conozco a nadie más que lo usase, pero a mi me venía bien; me parecía útil.

Sxipper era un producto de Sxip Inc. y se centraba en la gestión de datos personales a través de la red: usuarios, contraseñas, datos en los formularios. Es una funcionalidad que muchos navegadores poco a poco fueron incorporando, pero Sxipper lo hacía de una forma más inteligente y cómoda. Si te fiabas del servicio podías sincronizarlo a través de Internet y si o podías seguir haciendo toda la gestión en local.

Yo lo conocí hace unos años a través de Dick Hardt en su presentación sobre Identidad 2.0. Merece la pena verla tanto por el estilo de Dick como por sus contenidos. De hecho, a mi me dio algunas ideas que todavía tengo pendiente de usar acerca de una identificación más autónoma y natural de entidades artificiales inteligentes que la que se está usando actualmente (a partir de los propios certificados de los usuarios). Una visión interesante de lo que realmente debe ser una identidad digital, también para humanos.

En fin, otro servicio que desaparece. No es el fin del mundo, pero después de una temporada como esta me planteo si realmente lo de tener la información "en la nube" y depender tanto de servicios externos es una buena idea.

    Limitaciones en las cuentas gratuitas de Spotify

    A estas alturas no es ninguna novedad y seguro que, aunque no tengas una cuenta en ese servicio, habrás oido que Spotify va a cambiar las condiciones en sus cuentas gratuitas (Free y Open), limitando el número de horas de música que se pueden escuchar al mes. A partir del 1 de mayo, el límite será de 10 horas/mes y cada canción se podrá repetir un máximo de 5 veces.

    Spotify es una empresa que vive de su servicio y es completamente legítimo que elija las condiciones en las que va a proporcionarlo. Desde sus inicios optó por un modelo freemium, como tantos otros modelos de negocio relacionados con la web y con lo 2.0 (como Flickr o Dropbox por citar sólo algunos).Y tuvo una gran acogida por parte de los usuarios. Un síntoma, desde mi punto de vista, de que lo que planteaban al principio parecía razonable a todos: a las discográficas que cerraron los acuerdos, a los usuario que pagaban por el servicio premium, a los usuarios que no pagaban a cambio de publicidad y al propio Spotify. Pero ¿qué es lo que ha cambiado?

    Hasta ahora, Spotify sólo tenía usuarios en Europa (unos 7 millones) y el paso siguiente fue tratar de entrar en Estados Unidos. Y este hecho ha sido el que ha forzado a Spotify a endurecer las condiciones de su servicio a cambio de poder firmar acuerdos con las grandes en ese país: Sony, Emi y Warner.

    Y de todo esto, lo que a mi me parece mal es
    • que Spotify haya cedido a las presiones de la industria. El cambio no ha sido porque Spotify lo haya decidido así, sino por las condiciones de las discográficas para peritirle su entrada en USA ¿me equivoco?.
    • es una situación que se estaba planteando desde hace meses. No tenéis más que ver la entrevista completa a Lutz Emmerich del documental "Copiad Malditos". ¿Cuántas veces se habla del uso gratuito ilimitado en la entrevista? Yo os lo digo: 0 veces Y es una entrevista grabada en octubre de 2010.
    • la nueva política hace que la publicidad no sea importante. Spotify mostraba 4 minutos de anuncios por cada hora de música (eso son unos 12 anuncios por hora). Con un usuario como yo, que tenía Spotify unas 5 horas al día (posiblemente más), eso suponen 60 anuncios diarios y 1.800  al mes. Al limitar las horas, sólo voy a escuchar 120 (un 6%) El efecto posiblemente sea una huida masiva de anunciantes.
    • Spotify nunca ha aprovechado las posibilidades de montar un buen sistema de recomendación, ni la segmentación en los anuncios. En un año, recuerdo sólo contados anuncios que hayan sido relevantes para mi y en los que haya pinchado. Por no hablar de las recomendaciones/novedades.
    • Spotify muestra un cambio rotundo a querer ser un servicio casi exclusivo de pago, con una cuota de usuarios free tertimonial.
    • Pero sobre todo, lo que lamento es que Spotify nunca haya aclarado los motivos de verdad. Para mi la sinceridad ey la transparencia en una empresa es algo importante y Spotify no ha sido honesto ni transparente.
    En resumen, creo que el nuevo Spotify es un error. Ha roto un equilibrio en el que todos estábamos a gusto por ceder a las presiones de una industria caduca que está completamente equivocada en sus planteamientos. Posiblemente con estos cambios consigan varios millones más de usuarios y aumenten sus ingresos, pero ahora Spotify está herido.

    Personalmente, Spotify me ha defraudado. Pero no por lo que ha hecho, si no por cómo lo ha hecho y por el como respeto que ha demostrado a los usuarios, que somos los que hemos hecho de Spotify lo que es hoy en día: lo hemos dado a conocer y le hemos dedicado nuestro tiempo. ¿Hasta que punto los servicios siguen siendo propiedad de las empresas? Los usuarios los modelamos según nuestros gustos y necesidades; les damos usos que a veces no se habían planteado. No es la primera vez que una empresa tiene que dar marcha atrás con una iniciativa que no ha gustado a los usuarios.

    Y a tí ¿qué te parece? ¿estarías dispuesto a pasarte a una cuenta de pago? ¿y a dejar el servicio?


    Noticias relacionadas

    jueves, 14 de abril de 2011

    Adiós a Flock

    Flock es un navegador que estaba pensado para aquellos usuarios de lo 2.0. Bueno, hay que decir "era" porque recientemente han anunciado que no van a continuar con el proyecto. Una lástima. Reconozco que a mi me gustaba y era el navegador que empleaba cuando quería estar conectado.

    La versión inicial estaba basada en Gecko (el mismo motor de renderizado que usa Firefox) y es la que yo usaba. Nunca me cambié a la siguiente versión que estaba basada en Chromium: para mi era un producto a medias. Creo que trataron de integrarse mejor con las redes sociales, que no existían en el momento de su lanzamiento (Facebook se abre al público a finales de 2006 y Twitter nace en el 2007), dejando de lado lo que en su día atrajo a usuarios como yo: gestión de blogs, RSS integrados con Delicious, integración de cuentas de gmail, Flickr, YouTube...

    Sé que entoces Firefox ya permitía todo eso a través de extensiones. Lo que aportaba  Flock era una buena integración de todas ellas, con unos interfaces homogéneas y sin perder velocidad (que ocurre frecuentemente cuando instalas demasiadas extensiones en el navegador).

    Actualmente hay otras iniciativas semejantes que tratan de hacer lo mismo: un navegador integrado con las redes sociales, como RockMeIt, que personalmente no me acaban de convencer.

    Noticias relacionadas





    miércoles, 13 de abril de 2011

    Quiero que mi empresa salga en Google

    Sico de Andrés: Quiero que mi empresa salga en Google.- Madrid: Starbook Ed, 2010. ISBN: 978-84-92650-24-8

    Web: www.librodebuscadores.com

    Un buen libro para empezar a conocer qué es eso del SEO, SEM y en qué consiste el posicionamiento en buscadores.

    Hoy en día no podríamos concebir Internet si los buscadores, en particular, sin Google (y eso que aún no tiene 13 años). El volumen de páginas es tal que hace casi imposible localizar información relevante si no fuera por los motores de búsqueda. Pero aparecer en Google no es suficiente. Es preciso aparecer en los primeros puestos del buscador, especialmente, en la zona denominada "el triángulo de oro".

    Tras una breve introducción a los motores de búsqueda, explicar porqué es importante estar ahí y algunos consejos sobre la estructura del sitio web para ayudar tanto a los visitantes humanos como a los buscadores a recorrer tu sitio y encontrar lo que necesitan, se mete en harina con los 3 capítulos más importantes del libro.

    El capítulo 3 explica cómo seleccionar los términos con los que quieres que se relacione tu sitio (las palabras clave), evaluando la popularidad de los términos escogidos y la competencia que existe en cada uno de ellos (las páginas que ahora aparecen en los primeros puestos) para seleccionar aquellos en los que tendremos más probabilidad de éxito. La base son las herramientas de análisis de Google AdWords y las estadísticas de búsqueda de Google insights.

    El capítulo 4 se centra en los aspectos internos de optimización del sitio. Empieza explicando como redactar los snippets: esos pequeños fragmentos de textos que aparecen como resultados del buscador. Continua con algunas recomendaciones acerca de cómo escribir los contenidos para aumentar la relevancia de la página respecto a los términos elegidos (sin olvidar que escribimos para personas). Y para finalizar hace algunas recomendaciones sobre los enlaces: qué usar como Por último, habla de los enlaces, de la importancia de las direcciones amigables, de la elección de los anchor text (las palabras que se emplean para el enlace, evitando el "pincha aquí").

    En el capítulo 5 se centra en los aspectos externos: la popularidad de una página web, el pagerank (el algoritmo que usa Google para decidir la importancia de una página) y cómo conseguir que se te enlace. Porque uno de los factores claves en el posicionamiento en los buscadores es conseguir que otras páginas enlacen a la tuya, lo que está indicando que tu contenido es de calidad para alguien (al menos en teoría).

    El resto del libro aborda diversos temas sin profundizar demasiado en ellos: optimización para medios sociales (redes sociales y blogs entre otros), gestión de la reputación on-line, SEM (marketing para buscadores, es decir, campañas de pago por click) o cómo medir los resultados conseguidos. En concreto, la parte de blogs y redes sociales me parece que está poco aprovechada y se pasa demasiado por encima. Hoy en día creo que no se puede hacer una campaña de posicionamiento sin contar con ellos y normalmente las empresas entran en ellos como elefantes en una cacharrería. Aunque sólo ese tema daría para escribir un libro completo :-)

    En conclusión, no es un libro para especialistas en SEO ni son necesarios conocimientos profundos de diseño web. Sí que es recomendable unos conocimientos técnicos mínimos acerca del funcionamiento de Internet para aprovechar mejor el libro y no perder en tiempo con cosas que no tengan que ver con el posicionamiento. También es aconsejable saber un poco de HTML y estar familiarizado con la edición de páginas web si quieres ponerlo tú mismo en práctica. Si no, te da el lenguaje y el contexto necesario para que puedas entenderte con un SEO: explicarle que necesitas y saber decidir entre las alternativas que te propongan.

    Es un libro que me ha gustado mucho y que te recomiendo como punto de partida si quieres empezar a entrar en el mundo del SEO. Me ha parecido ameno, fácil de entender y, si te animas, puedes ponerlo en práctica casi inmediatamente.




      viernes, 1 de abril de 2011

      ¿Cuánto tiempo pasa desde que te despiertas hasta que entras en una red social??

      Viendo esto me he dado cuenta de que mi nivel de friquez es preocupante. Se trata de el trailer de Socialmanía, un documental sobre cómo cambian las relaciones entre las personas con el uso de las plataformas de redes sociales. Aquí tienes el trailer:


      ¡Ah, si! y la respuesta a la pregunta... apenas 5 minutos ¿y tú?

      Por cierto, ¿tú también te has echado mano al bolsillo o pensabas que era el tuyo? :)