jueves, 14 de febrero de 2008

PoliformaT y Padrino v2: fiasco en la UPV

La relación de la UPV con la tecnología está empezando a ser algo más que preocupante. El descontento es manifiesto en conversaciones de pasillo, aunque dudo de que llegue a algo más. Y no es una situación única en mi universidad. Las ocasiones que he estado en cursos de formació del profesorado en otras universidades las sensaciones con sus respectivas plataformas tecnológicas son muy similares: no sirven para nada, fallan más que una escopeta de feria y generan más trabajo a los profesores. Y digo yo ¿eso de las TIC no nos iba a solucionar la vida?


En mi caso particular, una opinión completamente subjetiva, sesgada y particular, como corresponde a un blog: Las dos últimas "mejoras" están siendo un fiasco. PoliformaT es una plataforma de apoyo a la docencia (LMS, eLearning o como lo queráis llamar). Sus inicios fueron ya dudosos. Pero lo de el martes fue el colmo. Por un problema "muy grave", se perdieron todas las modificaciones que se hicieron ese día y los alumnos tampoco podían acceder a sus contenidos.

Y si se supone que es algo fundamental: todos los contenidos, los materiales, las  comunicaciones se hacen por la plataforma ¿No habría que tomar medidas para que esto no ocurra? Y si ocurre ¿no habría que exigir responsabilidades? Pero tranquilos, que no pasa nada. 

Me gustaría saber qué hubiera ocurido con el responsable si se hubiera tratado de un banco "¿qué? ¿que hemos perdido todas las transacciones de ayer? ¿que les digamos a los clientes que vuelvan hoy y repitan sus operaciones? ¿estás de coña (palabras textuales de Eddie Murphie en "Superdetetive en Hollywood")? ¡¡¡ a la p.... calle!!!!" Porque acto seguido yo voy al banco y les digo que justo ayer (que casualidad) había ingresado 1 millón de euros que tenía guardados debajo de mi colchón y que haber dónde están ahora. Pero la universidad es distinta.

Y el otro "gran producto" es el Padrino: un programa para la gestión de notas. Un programa que sólo funciona con conexión en red aunque trabajes de forma local, porque a algún cabeza cuadrada se le ha ocurido dejar todos los componentes en un servidor remoto. Un programa que pierde datos cuando sincronizas con la base de datos. Un programa caprichoso con la forma de interpretar las fórmulas. Llevo 3 días tratando de publicar las notas de mi asignatura y me encuentro atrapado en mi propia tecnología. Desde  aquí mis más sinceras disculpas a los alumnos de IDA-IB.

Pero no os preocupéis, que los ingenieros informáticos seguirán pidiendo un colegio y eludiendo sus resposabilidades por los fallos. ¿El software sigue siendo un arte? Una puñeta... el software es una basura porque no hay profesionales que sepan programar de verdad, validar su código y asegurar que las cosas funcionan. Y asumo la parte que me toca.

1 comentario:

Publicar un comentario en la entrada