viernes, 8 de septiembre de 2006

Compartir música sigue sin ser delito

Es lo que aparece en una sentencia dictada por una juez en Santander a favor del demandado, que había compartido material audiovisual.

Lo interesante de la sentencia, que no es firme (se puede recurrir -y seguro que lo harán-), son los argumentos:

  • que intercambiar archivos no es delito al no haber ánimo de lucro, y
  • el intercambio de archivos se considera copia privada.
La parte que más me gusta es en la que dice que
Entender lo contrario implicaría la criminalización de comportamientos socialmente admitidos y además muy extendidos en los que el fin no es en ningún caso el enriquecimiento ilícito, sino el ya reseñado de obtener copias para uso privado.

Puedes leer información más detallada y extractos de la sentencia en el blog de David Bravo y en multitud de otros blogs. Bueno, y si te atreves ;-), la sentencia completa.

A pesar de los intentos de las grandes compañías, forzando incluso al Gobierno a publicar cosas como la actual Ley de Propiedad Intelectual (que curioso... en eso PP, PSOE, IU y todos los demás sí que se ponen de acuerdo), se empiezan a ver tímidos intentos de hacer cambiar las cosas. Las leyes están para servir a la sociedad, no para defender los intereses de una industria discográfica caduca y acomodada.

Tenemos ya música gratuíta en la TV y la radio ¿Quién la paga realmente? La publicidad. Yo estoy dispuesto a descargarme los capítulos de mis series favoritas de internet con anuncios... y que los anunciantes se dejen de banners y puñetas que me agobian cuando navego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada