lunes, 24 de febrero de 2014

Reparar un disco duro metiéndolo en el congelador

¿mito o realidad? El otro día tuve un percance con el disco duro y dejó de funcionar. No había forma de que el ordenador lo reconociera así que, antes de tirarlo, hice un último intento: meterlo en el congelador.

Tengo un disco WD My Book de 1tB (el modelo antiguo) para mantener una copia de seguridad. Pero  un día sin darme cuenta, al mover el monitor, le di un golpe y se me cayó al suelo por detrás de la mesa. Por supuesto, desde entonces fui incapaz de hacerlo funcionar. Sonaba y hacía ruido de intentar girar, pero el ordenador no lo reconocía.

Después de hacerle mil perrerías sin conseguir que funcionara, y antes de tirarlo, recordé algo que ya había oído alguna vez: que podías recuperar un disco duro que no funcionaba metiéndolo al congelador. Así que, como lo iba a tirar de todas formas y no tenía nada que perder, el pobre se pasó todo el fin de semana en el congelador (entre una bolsa de guisantes y una barra de pan, por si es relevante para el experimento ;-)

Ayer por la tarde lo saqué, esperé a que recuperase una temperatura normal, volví a montarlo en la carcaza, lo enchufé y la utilidad de discos lo reconoció. Minipunto para los chicos. Ahora faltaba por ver si podía recuperar algo. Después de algunos intentos vi que no había forma de recuperar los datos. Tampoco me importaba porque lo iba a tirar de todas maneras y el contenido era una copia de seguridad, así que realmente no estaba perdiendo nada. Así que lo formateeé y ¡voilà! funcionó otra vez.

Lleva ya casi 24h y sigue en marcha. Probablemente tendrá alguna zona defectuosa y fallará cuando intente escribir en ella, pero de momento va bien.

Había leído que no servía de nada, que solo funcionaba un rato hasta que recuperaba la temperatura normal, o incluso que al congelarlo se producía una condensación dentro del disco que lo dañaba. De momento no me ha pasado nada de eso. Ya os contaré.

sábado, 20 de abril de 2013

Suscribirse a blogs sin enlace a RSS

Últimamente me estoy encontrando con algunos blogs que no tienen un enlace a las noticias a través de RSS para poder suscribirse.  Pero eso no quiere decir que no podamos agregarlo a nuestro lector de fuentes (feeds) ¿quieres saber cómo?

Sé que esto del RSS es para los más viejos del lugar y que posiblemente no sepas lo que es o no lo uses. Y es que el usar twitter o facebook para intercambiar enlaces es algo ques es ha puesto de moda y ha desplazado

Pero si eres de esos a los que el cierre de Google Reader (este enlace no funcionará a partir del 1-jul-2013) le ha supuesto un pequeño trauma y ya te has cambiado a Feedly (si aún no lo has hecho, te recomiendo que lo hagas en cuanto termines de leer esto), hay una solución sencilla que tienes que probar.

Habitualmente, y a no ser que se hayan desactivado a propósito, todos los blogs incorporan por defecto el acceso a las anotaciones a través de RSS. Sin embargo, muchas de las plantillas actuales minimalistas no incluyen el enlace en la barra lateral (muchas ni siquiera tienen barra lateral) y el navegador no detecta que haya un RSS en esa página. En esos casos, antes de maldecir al autor del blog y a toda la cohorte celestial, prueba a añadir al final de la dirección del blog

  • si es un blog de wordpress /rss o /feed
  • si es un blog de blogger /feeds/posts/default

En la mayoría de los casos (al menos en todos en los que yo he probado) funciona.

viernes, 19 de abril de 2013

Limpiando el correo para ser productivo

Para mi, la gestión diaria del correo electrónico es una tarea fundamental para poder ser productivo. Hace tiempo que conseguir dejar de depender del correo, de la lista de los malos hábitos en la gestión del correo los tenía todos. Ahora estoy consiguiendo poco a poco pasar a manejarlos de forma un poco más inteligente. Pero eso ya os lo contaré otro día. El problema que estoy manejando ahora es la suscripción a newsletter, de esos que te mandan novedades (o cosas no tan nuevas por correo).

Con el tiempo, servicios a los que estaba suscrito han dejado de interesarme, al menos de forma tan crítica como para querer recibirlos por correo. Así que cada vez que detecto un correo de estos, trato de darme de baja del boletín (esa era la palabra, que no me salía el nombre en español).

¿Cuál es el problema? que hay boletines que no tienen un enlace para darse de baja o aunque lo tengan, no funciona (pensando bien) o directamente no hacen caso. Incluso puede ser peor: hay servicios que lo usan como comprobación de que es una cuenta activa y entonces lo mantienen.

En cualquier caso, lo que estoy haciendo es, si no puedo darme de baja de una forma simple o si dándome de baja sigo recibiendo correos, directamente informo a gmail de que es spam. A partir de ahí,  adiós a los boletines.

Así que, responsables de comunicación de las empresas que hacen caso omiso de las bajas: que sepan que Google está marcando sus comunicaciones como correo no deseado, con las consecuencias que eso pueda tener para su actividad de SEO.


miércoles, 3 de abril de 2013

Yo 2.0

portada yo 2.0
Dan Schawbel: Yo 2.0.- Barcelona: Ed. Conecta, 2011. ISBN: 9788493869342

Un libro que me habían recomendado y que, tras leer un fragmento, me había parecido muy prometedor. Sin embargo, me he llevado una decepción considerable. Sobra más de la mitad del libro y lo que sirve no ayuda demasiado.

Cuando lo vi pensé que iba a hablar de verdad de la identidad digital, de cómo manejar nuestra imagen en las redes sociales. Pero no trata de eso. Es un libro de consejos de cómo buscar empleo. Si es ese tu propósito adelante, léelo porque quizá te sirva. Eso sí, no sigas sus consejos al pie de la letra porque serás algo cansino para tus contactos. De hecho, creo que yo podría decir quién de las personas a las que sigo en twitter o facebook lo han leído y se han creído lo que pone, porque pueden ser realmente cansinos. Si sigues a alguien y de repente parece un iluminado, no lo dudes, es una de las víctimas de Yo 2.0

Lo que habla de la parte más tecnológica es la segunda parte del libro: los capítulos 4, 6, 7 y 8. Son los únicos que se salvan. El resto es un libro de autoayuda sobre cómo vestirte para una entrevista de trabajo. Un libro típico de marketing personal, con las 4 «pes» incluídas. Viejuno. Y enfocado en que los demás te contraten; tampoco sirve para los emprendedores. Bueno, el capítulo 10 parece que va dedicado a ellos, pero con poca fortuna. Mi consejo para los emprendedores es: leedlo y luego haced lo contrario de lo que pone. Si tu objetivo es buscar trabajo en una empresa tradicional, de esas que pienan que estar en las redes sociales «mola» y no hacen más que buscar community managers y content curators (que en inglés queda mejor), pues entonces puede que sea tu libro.

De la parte técnica tampoco esperes mucho: abarca demasiado y apenas aprieta. Si buscas consejos prácticos sobre cómo construir su identidad digital, decididamente este no es tu libro. No lo recomiendo

miércoles, 4 de julio de 2012

Un receso veraniego

Bueno, eso mismo es lo que pensé el año pasado: un receso y el curso que viene me pongo otra vez con el blog que lo tengo abandonado. Pero ha pasado este curso y sigo igual :-(

Realmente ha sido un año complicado y me he metido en demasiadas cosas que me han quitado el poco tiempo que tenía disponible y el blog ha sido una de las cosas que más se ha resentido. Trataré de organizarme mejor para el curso que viene y de recuperar las buenas costumbres.

Quizá al final publique algo estos días antes de que acabe el mes y en septiembre prometo volver con las pilas puestas y la agenda organizada.

lunes, 12 de diciembre de 2011

Homenaje a R. Noyce: creador del microchip

Robert Noyce fue uno de los co-fundadores de Intel, junto con Gordon Moore (sí, el de la famosa Ley de Moore que hace que los ordenadores se queden viejos cada año y medio) y Andrew Groove. Hoy, Noyce hubiera cumplido 84 años, así que Google  le brinda uno de sus "doodles", que es como se llaman los logotipos conmemorativos que usa Google en la página de su buscador (puedes consultas la lista completa de doodles).

Los microprocesadores datan de los años 60. Constituyen la cuarta generación en la tecnología usada en los ordenadores... que  sigue vigente hoy en día desde hace más de 40 años (después de haber usado válvulas de vacío, transistores y circuitos integrados). Y aunque la siguiente cada vez está más cerca, sigue sin haber un reemplazo claro ¿ordenadores ópticos? ¿ordenadores cuánticos? Ya lo veremos.

jueves, 24 de noviembre de 2011

Viernes negro: se aprueba la Ley Sinde

Realmente, eso si que es un motivo para que el día 25 sea un viernes negro: la aprobación en el congreso (no se merecen que lo escriba con mayúsculas) de la llamada Ley Sinde por la puerta de atrás, como una disposición adicional de una ley que no tiene nada que ver con Internet (la Ley de  Economía Sostenible). Son los últimos coletazos de un gobierno que ha legislado sobre internet a favor del lobby de la industria de contenidos, es decir, de unos señores  que ganan dinero a costa del trabajo de otros.

Por que no nos engañemos, esto no tiene nada que ver con los artistas. La mayoría ha vendido sus  derechos a sus respectivas compañías y son éstas las que se ven perjudicadas por la piratería. Quien no cobra por los discos que se descargan no es el autor, sino la SGAE y otras compañías de gestión de derechos, que luego reparten esos ingresos de forma caprichosa... bueno, lo que se reparte, que como se está demostrando no es ni mucho menos todo  lo que se recauda.

La Ley Sinde fue uno de los desencadenantes del #nolesvotes. Aunque no lo parezca, sí que ha tenido un efecto visible en los resultados de estas últimas elecciones, pero a todas luces no ha sido suficiente. Y ahora viene un gobierno que puede aplicar el rodillo a todo lo que le plazca y con unas perspectivas de futuro en cuanto al tema de los  derechos (de autor y de ciudadanos  con acceso a la cultura) nada halagüeñas.... para nosotros, claro.

Noticias relacionadas